Uncategorized

Monitoreo para controlar el corazón del bebé

Los latidos cardíacos y las contracciones uterinas son dos indicadores esenciales para confirmar la salud del bebé y el buen progreso del embarazo.

El corazón del bebé: un elemento para tratar de la vida embrionaria
Cuando comience el embarazo, tardan 28 días a ver la actividad del corazón del bebé. Durante los primeros días de vida embrionaria, el óvulo fecundado migrará primero hacia el lugar donde se implantará en el útero. A los 20 días de vida intrauterina, el contorno de su corazón se concretará gracias al desarrollo del tubo cardíaco. También se manifiestan las primeras contracciones cardíacas, aunque no deja de ser un esbozo de este órgano.
A partir de la sexta semana de amenorrea, el corazón contratante del bebé será visible en un examen de ecografía. Pero como este examen no se prescribe sistemáticamente en esta edad del embarazo, la madre a menudo sólo podrá verlo en el examen de la duodécima semana de amenorrea. Es un momento fantástico ya que indica que su embrión vivo y que se desarrolla perfectamente.

El cardiotocógrafo, el instrumento utilizado en el seguimiento, consta de dos sondas que se colocan sobre el vientre de la madre. El primero es una sonda de ecografía, como la ecografía, que se utiliza para detectar los latidos del corazón del feto. Corresponde al médico encontrar el lugar ideal para colocarlo según la posición del bebé. El dispositivo ofrece una indicación de las variaciones de la frecuencia cardíaca que se transcriben en papel, mediante un gráfico.
La segunda sonda cardiotocografía utiliza para medir la intensidad y la frecuencia de las contracciones uterinas. La colocamos en la parte inferior del vientre de la madre y la fijamos con una correa. El sensor registra cambios de presión en la pared abdominal después de contracciones. Estos datos también se transcriben en un gráfico de papel.
Lo que refleja el bienestar del niño no es la medida instantánea de su frecuencia cardíaca, sino las posibles variaciones de la frecuencia cardíaca. Un ritmo constante no es necesariamente un signo de buena salud y viceversa: lo que interesa al médico son las variaciones de la frecuencia cardíaca durante todo el examen.
Por lo tanto, es muy útil comparar la evolución de la frecuencia cardíaca en función de las contracciones uterinas. Si el ritmo cardíaco lento es importante durante las contracciones, sobre todo al inicio del examen, puede ser una señal de que el bebé sufre. Por lo tanto, la situación es preocupante en esta fase.
D & # 39; otra parte, los cambios bruscos de la frecuencia cardíaca (siempre dentro de límites razonables) en respuesta a contracciones al final del & # 39; examen son más bien normales; este es un fenómeno puramente fisiológico.
En cardiotocografía convencionales, las dos sondas están conectadas al dispositivo mediante un cable; por tanto, la futura madre está obligada a sentarse o sentarse. Los dispositivos de nueva generación, en cambio, se benefician de una conexión wi-fi, menos restrictiva para la futura madre, que luego se queda libre de moverse y puede permanecer en pie. También hay cardiotocografía especialmente diseñados para el trabajo.

Monitorización cardíaca para el control de gemelos
Hay cardiotocografía específicos para medir el latido cardíaco de dos fetos simultáneamente en el caso de un embarazo gemelo. Estos dispositivos tienen un sensor para detectar contracciones uterinas y dos sondas de ultrasonidos que miden los ritmos cardiacos.
El médico aplica las sondas en el estómago de la futura madre, a la espalda de los gemelos. En papel, el resultado se detalla en tres líneas: una para contracciones y las otras dos para mediciones de frecuencia cardíaca.
En los centros que no están equipados con este tipo de aparatos, se utiliza el método tradicional: la medida se realiza primero en un niño, después en la otra. Es más complicado cuando hay más de dos bebés.

Monitorización para monitorizar el corazón del bebé: cuando se ha de hacerlo?
Aunque esta prueba puede ser útil a partir de la 30ª semana de embarazo, se recomienda especialmente a partir de la 37ª semana. Si no hay anormalidades específicas, se recomienda un seguimiento semanal de la frecuencia cardíaca fetal. Esta frecuencia se mantiene hasta el inicio del trabajo.
Cada sesión de control tiene una duración media de media hora. Durante este examen, el bebé puede estar durmiendo. En este caso, el ritmo cardíaco se ralentiza y es muy regular. A veces, el médico se lleva a despertar al bebé demasiado suavemente el vientre de la madre o dándole un trago dulce.
Si el resultado de la prueba no es del todo satisfactorio y deja lugar a dudas, el médico puede pedir otros exámenes como una ecografía o un doppler para comprobar el suministro de oxígeno al feto a través de la placenta.
Durante el parto, el seguimiento se hace generalmente cada media hora. Sin embargo, si las circunstancias lo requieren, el seguimiento se puede realizar de forma continuada. Algunos establecimientos prefieren esta última opción, lo que les permite reaccionar inmediatamente en caso de angustia fetal.

Evolución y anomalías de la frecuencia cardíaca del niño
Alrededor de la octava semana de embarazo, cuando se empieza a detectar los primeros latidos cardiacos por ultrasonidos, la frecuencia cardíaca es de unos 100 latidos por minuto. En la décima semana de embarazo, es de 170. A medida que avanza el embarazo, disminuye. Cambia a 150 pulsaciones por minuto durante la 15ª semana de embarazo. La frecuencia cardíaca continúa disminuyendo gradualmente, llegando a 140 pulsaciones por minuto durante la vigésima semana de embarazo. En el momento del nacimiento, la frecuencia normal es de 120 pulsaciones por minuto.
A medida que el niño crezca, su frecuencia cardíaca s & # 39; ralentizará. Al llegar a la pubertad, el bebé llegará a una frecuencia cardíaca del adulto de 80 a 100 latidos por minuto.

Monitorización del corazón fetal: un examen esencial cuando el bebé llega tarde a nacer
Si se supera el plazo, el seguimiento es un examen de referencia al final del embarazo. Ayuda a comprobar la frecuencia cardíaca fetal en combinación con una ecografía y un doppler. Estas dos otras pruebas muestran el volumen de líquido amniótico y el flujo de sangre entre el útero y la placenta.
La superación del término supone riesgos para la salud del bebé debido a la disminución de la ingesta de nutrientes y de oxígeno por la placenta. Los riesgos aumentan a partir del tercer o cuarto día siguiente a la 41ª semana. El control estrecho es fundamental para la salud de la madre y del bebé.

Los límites de la monitorización cardíaca: falsos positivos
El seguimiento tiene el inconveniente de un alto porcentaje de falsos positivos. Varios estudios han demostrado que entre el 75 y el 80% de los casos, las anomalías detectadas durante el & # 39; examen no correspondían realmente a angustia fetal. La consecuencia directa es un aumento injustificado del uso de cesáreas y de las entregas médicos.

En caso de duda, algunas pruebas realizadas además del seguimiento ayudan a reducir el porcentaje de falsos positivos.
– La oximetría del pulso fetal. Se trata de aplicar un sensor, in utero, en la mejilla o en la frente del bebé, para medir la concentración de oxígeno en la sangre. Sin embargo, este examen no invasivo del niño requiere ciertas condiciones: el bebé debe estar en posición cefálica, la futura madre debe haber perdido agua y el cérvix se debe dilatar al menos 2 cm.
– El electrocardiograma fetal. Este examen consiste en aplicar, en utero, un electrodo electrocardiograma en la cabeza del bebé. Entonces, el sensor registra la actividad eléctrica del corazón fetal y se compara la medida con la que se obtiene mediante un seguimiento. El bebé también se presentará a la posición cefálica, la madre debe haber perdido el agua y el cérvix debe estar, al menos parcialmente, dilatado.
– Muestreo de sangre del cuero cabelludo del feto. La extracción vaginal de una pequeña muestra de sangre de la cabeza del bebé mide el pH, es decir, el grado de acidez en la sangre, lo que indica una posible falta de oxígeno. Esta técnica se utiliza muy pocas veces porque es relativamente invasiva para el bebé.

Aproveche nuestros Cuadernos de rastreo de bebés (fotos de recuerdos de bebés, seguimiento del crecimiento, nutrición …) y nuestras recetas especiales de cocina para bebés, gracias a nuestra colección BabyNote. Clica aquí!

Monitoreo para controlar el corazón del bebé
4.9 (98%) 32 votes