Uncategorized

Raquitismo y la importancia de la vitamina D.

La enfermedad ósea más frecuente durante el crecimiento es el raquitismo. Para evitarlo, es necesario mantener una dieta con niveles adecuados de nutrientes y vitaminas durante el embarazo y el primer año de los niños.

Actualmente, el raquitismo es una enfermedad que afecta principalmente a los niños de los países en desarrollo, debido a los graves problemas de desnutrición que sufren las mujeres embarazadas y los niños. En cuanto a los países desarrollados, una serie de consejos y recomendaciones permiten a las madres no preocuparse por esta enfermedad.

(Puede interesaros: Más calcio y vitamina D durante el & # 39; embarazo y la lactancia materna)

¿Qué es el raquitismo?
El raquitismo es una enfermedad causada por una deficiencia de vitamina D, calcio o fósforo. Sus efectos se caracterizan por un ablandamiento de los huesos, que puede provocar deformaciones o fracturas, por ejemplo.
La desnutrición, los genes, la falta de exposición solar, problemas hepáticos, la intolerancia a la lactosa o la dieta vegetariana también pueden aumentar las posibilidades de sufrir raquitismo. Los niños de 6 a 24 meses (cuando los huesos crecen rápidamente) son los más afectados por el raquitismo, pero no para los recién nacidos.
En los países desarrollados, el raquitismo tiene un impacto bajo gracias a una buena nutrición y un seguimiento médico de los niños. Sin embargo, el estilo de vida de la sociedad actual, incluido el uso de ropa que cubre casi todo el cuerpo, el recreo interior y la protección excesiva contra el sol (mediante un uso excesivo de protectores solares) puede causar disminución los niveles de vitamina D en la sangre. Es por eso que los pediatras a menudo prescriben suplementos vitamínicos de este tipo a los niños.

Raquitismo: cuando os debería preocuparse?
Los niños con raquitismo suelen padecer dolor, calambres, debilidad muscular, crecimiento retardado, desarrollo psicomotor y dentición. También pueden sufrir malformaciones del cráneo, huesos (patas arqueadas, engrosamiento de la unión de las costillas con el & # 39; esternón, etc.). Tienen una mayor tendencia a tener infecciones, a sudar más e incluso a convulsiones o tetania (contracción muscular sostenida) en los casos más avanzados.
Antes de que aparezca alguno de estos síntomas, lleve a su hijo al médico. Se encargará de diagnosticar si se trata de raquitismo, mediante la realización de análisis de sangre y radiografías de los huesos afectados.

Tratamiento contra el raquitismo
El tratamiento más común contra el raquitismo es tomar vitamina D por vía oral durante unos meses, junto con suplementos de calcio.
Para prevenir esta enfermedad, tanto para mujeres embarazadas como para niños, es importante comer una dieta equilibrada y rica en vitamina D, así como exponerse regularmente (pero moderadamente) al sol.

(Puede interesaros: Productos lácteos, ricos en vitamina D)

Aprovecha nuestros cuadernos de seguimiento del bebé (fotos de recuerdos del bebé, control del crecimiento, alimentación …) y nuestras recetas especiales de cocina para bebés, gracias a nuestra colección BabyNote Click aquí!

Raquitismo y la importancia de la vitamina D.
4.9 (98%) 32 votes