Uncategorized

Primero ultrasonido: peligroso para el feto?

La ecografía transvaginal es una preocupación para algunas madres. Este método consiste en insertar una sonda ecográfica en la vagina, en contacto con el cuello uterino.

Es peligroso para el feto? Podemos esperar unos meses antes de hacerlo? Las respuestas de nuestro experto.

Primera ecografía transvaginal: un paso importante
Al principio del embarazo, el médico recomienda una ecografía trans-vaginal para comprobar que el embrión se ha implantado correctamente y que el embarazo progresa con normalidad. Este proceso permite observar el & # 39; útero y el feto mediante imágenes de vídeo obtenidas por ondas de e 39; ultrasonidos. No comporta ningún peligro, pero su manejo puede causar cierto malestar a la futura madre.
Además de verificar la implantación normal del embrión, la ecografía transvaginal proporciona información sobre el estado del cuello uterino. El saco embrionario es visible la segunda semana después de la concepción y es posible medir su tamaño y marcar su morfología. Este primer examen también proporciona información sobre la frecuencia cardíaca del futuro bebé.
Incluso si la sonda se inserta en la vagina durante el examen, la ecografía transvaginal se considera un examen prenatal no invasivo, ya que no hay penetración en el útero. Por lo tanto, es seguro que se hagan ultrasonido múltiples durante el embarazo.

Ecografía durante el embarazo: recomendaciones
La OMS recomienda varios exámenes ecográficos hasta el nacimiento del niño. Cada examen tiene su especificidad y, en total, son necesarios 3 para las mujeres embarazadas: – La primera ecografía (trans-vaginal o no) se debe realizar entre la 10ª y la 12ª semana de embarazo. Es la prueba más fiable para confirmar el embarazo. Esta sesión, llamada "ecografía de citas", s & # 39; utiliza para establecer el & # 39; edad del & # 39; embarazo y la fecha probable del parto.
– La segunda ecografía se realiza entre la 18ª y la 23ª semana de embarazo, es decir, a mediados del segundo trimestre. Es un examen morfológico porque permite evaluar la morfología del feto, su crecimiento y sus órganos.
– La tercera ecografía se realiza entre las 30 y 34 semanas de embarazo, por lo que ya no se acerca al parto. Esto permite comprobar el desarrollo del feto, con una comparación del tamaño de los huesos grandes, el perímetro de la cabeza, los sonidos del corazón … El examen también proporciona información sobre la inserción y el estado de la placenta. Gracias a este examen, el médico puede concluir que la & # 39; embarazo va bien y comprobar por última vez la posibilidad de e 39; un parto vaginal o la necesidad de e 39; una operación por cesárea.

Primera ecografía transvaginal: la sesión
El examen en sí no es doloroso. En lugar de deslizar la sonda por ultrasonidos en el estómago, el médico utiliza una sonda vaginal cilíndrica y la cubre con protección estéril de látex. La mujer está tumbada con las piernas abiertas y dobladas para facilitar la inserción del catéter. La punta de la sonda toca el cuello uterino. Hacer fotografías y medidas suelen tardar menos de 15 minutos. Las imágenes son más nítidas que la ecografía no debe pasar por la piel. Antes de la sesión, es importante vaciar la vejiga para evitar molestias.

Aprovecha nuestros diarios de seguimiento para bebés (fotos de recuerdos para bebés, vigilancia del crecimiento, alimentación …) y nuestras recetas especiales de cocina para bebés, gracias a nuestra colección BabyNote. Clica aquí!

Primero ultrasonido: peligroso para el feto?
4.9 (98%) 32 votes