Uncategorized

Método Montessori: ¿qué características tiene?

Has oído hablar de María Montessori o de las escuelas que llevaban su nombre? Aquí presentamos todas las características de este método educativo único.

El método Montessori, desarrollado por la pedagoga italiana María Montessori a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se caracteriza por el énfasis en la capacidad de iniciativa del niño, el papel observacional del profesor y del profesor. el entorno educativo hasta el nivel de desarrollo del niño. Este método tiene como objetivo ayudar al niño a desarrollar todas sus capacidades, intelectuales, físicas y espirituales mediante la colaboración entre niño y adulto. Para María Montessori, el & # 39; escuela no era un lugar donde el profesor transmitiera sus conocimientos, sino un lugar donde la inteligencia del niño se desarrollaba mediante actividades gratuitas y mediante materiales didácticos específicos.
Las características del método Montessori
1. Una mente que absorbe todo lo que los niños tienen una capacidad de aprendizaje sorprendente. Es por eso que los padres deben ayudarle a desarrollar lo que es innato en él, como caminar, creando un entorno favorable, es decir sereno y estimulante.
2. Un dormitorio Zen El dormitorio es un lugar íntimo para el niño, el lugar donde duerme, donde juega, donde el vestiréis … No has cometido el error de amueblarlo en exceso. Debe promover la estimulación pero no se debe sobrecargar. Un marco, una cesta con algunos juguetes, la cuna y el cambiador son los elementos de partida esenciales. A partir de los 6 o 7 meses puede añadir una pequeña cesta con juguetes junto al cambiador y un móvil encima de la cama para que pueda ver cómo se mueve antes de ir a dormir.
3. Jugar para aprender Según el método Montessori, no hay diferencia entre trabajar y jugar. Para los niños, todo es un juego. A diferencia de los adultos, que asocian el trabajo con una obligación, con algo tedioso., Para los niños es actividad divertida, un juego que les permite explorar y descubrir el mundo que les rodea. A menudo pensamos erróneamente que los niños tienden a dispersarse cuando en realidad tienen una gran capacidad de concentración. Cuando, por ejemplo, vemos un niño absorbido mirando cómo se mueven las hojas de las plantas en el balcón, debemos respetar esta actividad porque está aprendiendo.
4. Materiales sencillos No hay mucho para estimular al bebé y ayudarle a aprender. A menudo puede hacer cosas fantásticas con materiales muy sencillos. Por ejemplo, con una caja y un balón, podemos enseñarle el concepto de causa y efecto (la pelota va y vuelve). No es bueno abrumar al niño con juegos y actividades: debe ser capaz de tomar su tiempo para asimilar lo que aprende. Otro de nuestros errores es nuestra insistencia en ayudar al niño. Hay que dejarlo encontrar por sí solo la solución para fortalecer su confianza, concentración y curiosidad.
5. Pequeñas historias caprichosas Según el método Montessori, cuando explicamos cuentos de hadas a los niños, es mejor evitar elementos demasiado caprichosos, como animales parlantes y niños voladores. Durante los primeros tres años de vida, el niño no tiene ni idea de la realidad, va al descubrimiento y, por tanto, no tiene manera de saber si lo que le explicamos a través de estas historias es posible o no. Por ello, el método Montessori recomienda explicar a los niños historias creativas e imaginativas, pero utilizando personajes reales y objetos familiares. Así, el niño puede proyectarse en la historia, identificarse y construirse. Más adelante, a partir de los seis años, podrá participar en historias más caprichosas porque entonces él será capaz de distinguir lo posible de lo imposible.
6. Deje que el niño aprenda sol Este mismo principio de aprendizaje se aplica a todas las actividades de la vida cotidiana, ya sea en el inodoro o en las comidas: el método Montessori aconseja a los padres que no intervengan demasiado y que suelten su bebé. Por ejemplo, cuando se viste a un bebé que se repliega muy: pídele que se mueva menos y espere su reacción. Veréis que, rápidamente, comenzará a participar. Se trata de desarrollar la cooperación, una actitud muy importante en la fase de desarrollo entre 0 y 3 años.

Aprovecha nuestros diarios de seguimiento para bebés (fotos de recuerdos para bebés, vigilancia del crecimiento, alimentación …) y nuestras recetas especiales de cocina para bebés, gracias a nuestra colección BabyNote. Clica aquí!

Método Montessori: ¿qué características tiene?
4.9 (98%) 32 votes